Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

viernes, 19 de diciembre de 2008

No marca, no mancha

Foto cebra de Art Nude
Como rayas negras se han escrito en la piel
los besos candentes de una noche oscura del alma.
Como fuego, como fango, como finas hebras
quedaron en mi
las caricias, pero eso solo es lo imaginario,
porque como dice Sade han quedado marcas
como orgasmo perverso
que no deja huellas, no marca, no mancha
porque es fácil borrarlas
con las marcas de otros besos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

LOCA DE BESOS Y ARENA

Y LOCA DE BESOS Y ARENA
SUBÍ A LA CRUZ PARA MORIR
DE AMOR

Ayyy amor

Belisimo de Art Nude
Emergiendo de tu cuerpo

Deja amor amado
que mi boca te diga
todo lo que quiere decirte,
que mis manos corran
por el corazón libres!
descalzas.

He imaginado escribir
sobre tu espalda,
sentir que con las frases
el ritmo se acelera,
la voz se agita como tu cuerpo,
frases como paloma
aleteando sobre el plexo
los muslos descansados,
entonación en esta línea,
ritmo allá,
fuego, besos, fuerza,
cruzando el vientre
encendido de espera,
Ayy! la carne se agita,
te he soñado emergiendo
de las hojas blancas.

Imagino el goce,
tu gimiendo,
tu diciendo
precipitando todo el fuego,
entonces me convierto
en canto,
me diluyo en la sintonía
de tus movimientos,
hasta ser uno,
amor, amor.

Ester río incontenible




Una alucinógena foto de Art Nude


Este río incontenible

Ese hombre me inhibe sutilmente
pedazo a pedazo me agravia

Yo que no tengo tiempo de mirar al sol
y dejar que me ciegue
la potencia de miles de estrellas
que lo ayudan a girar,
alumbrar el universo .


Yo que no tengo tiempo
de amar y amar tu cuerpo
y oxigenar mi alma
de este caos planetario.

Voy a cerrar los ojos
verterme en tu cause
en la cadencia de tu cuerpo
en movimiento.


Cruzaré la línea de lo etéreo,
desataré un aluvión de pasiones,
ternuras y embelesos
lejos de la discordia,
del ordenador y estas teclas
que repiten tu nombre.

Lejos de los horarios,
las obligaciones, las críticas,
voy a sumergirme en ti,
beberé del río,
negaré cien veces
los nombres de la rutina
la costumbre y los fracasos,
tomaré tu cuerpo
me inundaré en tu vertiente.

Pero, mirando lo cotidiano
esto suena a utopía,
este río incontenible
no me baña, no me inunda,
no me come,
mi huracán etéreo
llega apenas a tu cause
como aquella estrella
que cayó como estampida
en el firmamento
destrozada en mil pedazos
por el lucero, que eres tu mismo





lunes, 8 de diciembre de 2008

Yo que duermo a orillas de otro cuerpo...

Foto alucinante del blog cóncavo y con sexo
El botón de mis senos


Créeme cuando susurro
en la noche tu nombre
que se viste de escombros, y
sigiloso asoma tu cuerpo
al tocarme, y estremece
de enigmas la piel.


Tus manos tocándome y el cuerpo
se retuerce de placer al pensar
que no necesito de ti,
porque te tengo.


Has traspasado los límites
de la mente,
has llenado de silencio
y has visto crecer
el botón de mis senos…
Creo que de nada sirve luchar
contra esta caricia
abrasadora que recorre la piel.


Ni el tiempo ni el destino
ese arbitrario cruel
que avanza como una avalancha,
ni la verdad, esa cruel viñeta de la vida.

Ya mucho más allá del plano físico
existe un territorio:
la geografía de tu cuerpo,
el mapa que traza sutilmente
los límites
entre lo que es y lo que fue,
un laberinto casi mítico,
donde es posible ser feliz.

Todo el ritual pasa una y otra vez
en el reflejo de la soledad: tus ojos,
tus cabellos, tu boca
que se torna loca, que me aloca,
que sube hasta las lunas
que besa, que lame,
que bebe la miel,
el elixir del placer que se escurre
sobre tus dedos que resbala,
que encandila, que penetra
y me sumerge en el río,
navegando más allá y
de este lado te poseo,
mientras juegas con otra mujer
los juegos de la resignación
porque fuiste cobarde,
porque creíste que no era,
que no servía, que no podía,
pero ya ves, sigo viva
y aún de lejos hago que tu cuerpo
reviva día a día la sal,
la sazón y esa entrañable ternura de la tarde.

Me gustaría que creyeras
que esto es el triste juego de las compensaciones
con que consuelo tu partida.
Yo que duermo a la orilla de otro cuerpo
tengo miedo amor de caer en el abismo.


Yo que duermo a la orilla de otros brazos
disfruto en otro y pienso en vos.


Tu que sueñas amarrado a otras manos
tienes deseos de mi
y te hundes más y más.


Guárdame en tu pecho

Foto candente sacada del blog de los tacones rojos
Me diste la ternura
la pasión el embeleso
las noches coloridas
el terrón de azúcar- miel,
el sueño del alba,
el sentir de la piel.

Las manos- el dorso desnudo,
pero también la tristeza del domingo,
la mano endeble perdiéndose,
el café frío en la noche de invierno.

Ahora me doy cuenta
que acercando mis sentidos a ti
tu me envuelves…
te fundes como la hiel en un fruto amargo,
y el olor de la selva que te nombra.

Un atardecer en la moxitania,
el sol perdiéndose en la noche,
los nombres de otros nombres
que te nombran
un silbido de pájaros.

Ay! Amor
todo sobre ti vuelve a tocarme…
vuelvo a sentir el galope
de mil potros correteando en la pampa verde
verde río.

Ven! líbrame de la noche insomne
de la muerte…
Sumérgeme en tu caricia,
retiéneme en tu pecho.
Haz un hueco en tu corazón,
guárdame, guárdame en ti
como un tesoro.