lunes, 25 de agosto de 2008

Desnudo tu cuerpo


Quiero amarte ahora dijiste
ven mujer toca mi cuerpo!
Voy hacia ti-
desnudo tu cuerpo
beso tu cuello
, llego a tus oídos y susurro:
que es bueno tenerte, darte placer y recibirlo
seguir besando mientras tus manos no dejan de recorrerme.

Tocan los codos, besan las manos, muerden la uñas
más tarde se posan en el ombligo.

Tócame niña, toca
Mientras tanto tus piernas se abren
van y vienen sobre las mías
resbalan tus manos el líquido
que alimenta el placer.

Dices que te gusta
mientras te inclinas y besas la flor
hasta hacerla saltar
Dices que es maravilloso sentirme
que nada es mejor a esto
que me coloque con las manos y las rodillas inclinadas
así tu subes y cabalgas, cabalgas en un cometa
La luna simplemente hermosa
contiene nuestras sombras
simplemente a nuestro alcance.

- Dices que quieres quedarte por siempre ahí
- Respondo- Quédate en mi
-quédate en mi, quédate más y más
-por siempre!
Me gusta estar en ti
me atrapas, me aprietas
me cautivas.

Me haces estallar,
soltamos al mundo el grito mágico
caemos amantes
mientras se extiende sobre la ciudad el crepúsculo.
Beso tus manos y te digo más.
15 de Agosto de 2001


Por habitaciones oscuras
los buhos aceleran la noche
una cita a ciegas, un beso sigiloso
un nombre y un teléfono
una mezcla de sueño y vigilia
no se si te llamo, o te dejo perdido
allá donde ya no te busco
sopocachi La Paz- Bolivia.

Yo veo la Cruz del Sur
tu respirás el frío de las laderas
y caminás como gato
en tejados dormidos
por esa grande La Paz
quizá la que más amo.

Me diste la caricia furtiva
el beso esquivo, intranquilo
el añejo sabor de tus labios
y una caricia en lejanía.

Me diste el otoño
la distancia, la derrota
la leve sombra de tu mano
acariciando mis caderas
el halo de misterio
la desazón, lo incierto
el invierno, la neblina
y el amor descarnizado.

Nadie nunca supo
que te amé a escondidas
que suspiré por ti
y que no tengo recuerdos
buenos ni malos
solo el silencio y la noche
este es el reino que inventé
que habito.

En fin, siempre sabré
que lo que de vos quisiera
es el olor de tu cuerpo
tu música ligera
las cosas que decís
y aquellas por las que no
decís nada.

Que me amés
con pasión violenta
y que el grito de tu magia
se estrelle
en la cara de un político