Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

jueves, 9 de diciembre de 2010

Ella teme

1.
He dormido para no pensar, para evadirme, para escapar
He despertado a la sombría inercia en la que me hundo hace años
He querido huir hacia adelante pero ha llegado la angustia, la nadería y el tedio
a llenar los espacios vacíos.
Las horas pasan inexorables y yo no logro volar como en sueños
no logro arrancar pese a que el poder de mi mente es tan fuerte
¿Por qué no logro arrancar?
¿Que nefasto hechizo no me deja desplegar mis alas?
2.
Ella cree que esto pasará
ella sueña con que ésto pase,
ella sabe de la poderosa fuerza de sus palabras
ella conoce la sustancia fuerte de sus deseos
ella tiene miedo de no poder librarse del miedo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Para seguir soñando

Después de varios días de descanso, de nadería y sueño, de dormir bastante, vuelvo a retomar los quehaceres literarios, para seguir conspirando, para seguir amando, para seguir soñando..

2

2.
En homenaje a la realidad de mi vida, la que debo seguir viviendo; que es la mía propia;
aun a costa de un karma costoso, y de interminables tormentos, deberé sobreponerme y,
recogerme a la tarea de tolerar todo, sin importame si es duro, difícil o inhumana, esta vida que elegí por algún motivo aun no resuelto conscientemente.
Es de advertir que muchos de mis días son maravillosos, llenos de sol, color y armonía, pero hay otros, que no sé cómo los sobrellevo y simplemente me escapo a la insondable tarea de dormir,
porque mi alma escapa y duerme y puede volar unas horas libre como nadie.
Y es esta tarea de crecimiento espiritual que me cuesta horrores, pero no la quiero abandonar
porque es el único espacio de amor que me llena, me decanta y hechiza.
Aquí se trata de cumplir un mandato uno solo; y es el de vivir llena de tu ser desnudo.
Extrañamente, mi vida, mi vida doméstica, la que tengo que vivir a diario.
La vida que se cierne sobre el universo
la que a ratos me parece imposible de llevar
porque es como si un peso dantesco llevara sobre las espaldas.
Como si yeguas apocalípticas me arrastraran por el mundo
serán tal vez las nefastas creaciones de otras vidas
que vuelve a golpear en las células del cuerpo... como si nunca fuera a pasar.
Es un suerte de rayo providencial que golpea sobre el pecho, me sacude, duele, y que, tengo que aguantar como se aguantan los galopes de potros endemoniados
que corretean sobre tu cuerpo, pisándote las entrañas...

miércoles, 1 de diciembre de 2010


Este cuerpo brillando en la noche sola
estas palabras que me habitan como corales preciosos
que saltan al ordenador
este cuerpo mío que te ansía
este corazón sólo; petrificado.
Ella, Roxana se desnuda en el paraíso de sus emociones
ella desconoce el feroz destino de sus palabras,
ella tiene miedo de no saber nombrar tu nombre.

Una flor le rozaba la piel por el plexo xolar
la tocaba y se abrían los pétalos
como si una mano de hombre la tocara

lunes, 29 de noviembre de 2010

Ese instante

Ese instante que no se olvida
tan vacío olvidado por tí
tan lleno en el momento vivido
tan vacío cuando tu te vas de mí
Este instante que rememoro como un martillo
dando vueltas por mi cabeza
ese momento preciso
adoptado por mi ternura.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Aprenderé a morir


Mañana me pondrán mortaja
cubrirán mi cuerpo con flores
aprenderé a dormir en una placa fría
yo que quiero cenizas de mi cuerpo
esparcidas al viento y a los pájaros
aprenderé a volar como siempre sueño
me esperarán ansiosa los maestros del karma
y no sabré como decirles que fui una chica mala
perversa, oscura, obscena
que mentí y que siempre miento
que digo amar y no lo siento
pero erguida al fin en mi traje de luces
afrontaré la oscura noche del alma
y aprenderé a reir en la respiración de un ave que sueña.

Luzbel


¿Qué bestia caída con luzbel del paraíso
se arrastra por mi piel y quiere salvarse?
He aquí lo absurdo
caminar por las calles y creer que esto es el infierno.

No más

Partir, puedo partir y no volver nunca más
no más noches de espera a un hombre
no más hombres mientiéndome sintiendo
no más fila para la envidia
no más llanto ni verdugos
no más concreto en la garganta
que ahogan con el llanto
no más sangre atragantada
no más fila para encontrar trabajo
no más espera para lograr conseguir algo
no más...

viernes, 12 de noviembre de 2010

Y aparece el corazón

No estoy sola, hay alguien en mí que tiembla.
Voy a ocultarme en el lenguaje
para que tiemblen y se erize tu piel
como cuando beso tus dedos y tu frente.

Pájaro del miedo

Y sobre todo mirar el horizonte azul
con inocencia,
hasta que me devuelva mis alas de mariposa para volar
en las alas del viento.
Pero sólo a tí quiero mirarte amor hasta que me devuelvas
la ternura y se aleje de mí ese pájaro nefasto de la noche.

Indigo

Este color índigo me baña,
vigía detrás de mis poemas,
este azul que me sueña, me besa, me amordaza y me desmiente.

Vida mi vida

Vida mi vida!! déjate amar
beber las mieles del deseo
déjate enlazar de fuego, déjate arder de pasión obscena,
déjate caer!!

Tu lengua juguetea en el vértice
y me siento en el cielo
quiero que sigas jugando hasta que me pierda
que no me falte tu lengua en mi vértice, que nó.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Escrito en el agua

Ayer noche, buscando tu cuerpo en otro cuerpo, inúltilmente
casi creyéndolo pude abismarme en la ciénaga de sus besos
porque así de loco es este mundo de los sentidos
que convierte en varón y me sumerge entre sus piernas.
Qué locura adentrarme en otro cuerpo que no es el tuyo
igual me hace estremecer, vibrar y sentir...
porque así de loco es este mundo de las sensaciones.
Qué maravilloso éxtasis sentir su cuerpo de arena blanca
calientito junto al mío.¡Qué bueno saber que la pasión, esa esclava cruel,
me brinda otra razón para vivir y saber que existo!
que acepta lo que la razón no controla
que circula las monedas sonriendo.
He visto frente a mí las aguas incontenibles llegar hasta mi orilla,
la arena salpicando en un pecho, en otro y duros sentires de pezones;
la arena cantando en mi oído,
arrasando con todo los besos tuyos- los otros- que no quiero.
He sentido abrirse su cuerpo como un loto,
avanza sobre la playa,
un pie se desliza como al descuido tocando el mío,
ola estrepitosa se interna en mi piel,
una mano pasó sobre mi muslo,
arena estrellándose,
ola tocando los pechos,
arena encima mío
arena encima del mundo...
es como una tempestad sobre los cuerpos.
Yo no haré nada amado para aquietarme,
esto es algo que me lleva y me inunda con su ola,
me apacienta, me contiene.
Es como una tempestad estrellándose sobre mi boca,
tiene algo de furia, de incontenible, de perverso,
es él con su goce, soy yo junto a su goce.
Es como un viento huracanado que llega hasta mi orilla
y no haré nada para aplacarlo,
cederé mi cuerpo cual ofrenda
como un rito de luna llena.
Hubiera querido que esto no sucediera
pero ya vez; pero ese es el turbio trueque
con que consuelo tu abandono,
y no podré negar que gozo, siento y vibro
cada vez que su cuerpo choca con el mío!

viernes, 5 de noviembre de 2010

Mi boca lamerá tu cuerpo e irá dibujando un arco iris
tu reaccionarás gimiendo, retorciéndote de placer
eso quiero ante tanto derrumbe y derrota de otros espacios
yo que no puedo comprarte el sol
te doy las estrellas y es este amor sórdido, oscuro, cruel
pero humano al fin.


Tu reaccionarás como me gusta
comiendo el higo, la miel que escapa
y haciéndome gozar ad infinitum

Tus labios pasajeros

Esta distancia que nos separa
me inhibe fuertemente,
día a día arremete,
yo que me siento abandonada entre la noche
y no quiero ver su diestra penetrante.
Yo que no tengo aliento para acumular tristezas,
debajo de aquellas paredes de oficina,
que no tengo aliento de buscar al viento
y oxigenar mi alma y mis pulmones.
Voy a respirar un poco,
dejar mi cuerpo un rato
y mirar de palco este escenario...
ver surgir una vida diferente.
Voy a pedirle a las salamandras
que quemen mi historia,
a las sílfides les diré que me eleven en las alas de su viento,
con las ondinas bañaré mi cuerpo
de un líquido traslúcido violeta
para trasmutar todo el odio contenido,
las hadas jugarán conmigo
y los gnomos enjugarán mi llanto.
Lejos de esta soledad que habita mi alma,
lejos de aquellos que me agreden
que a empujones me retienen la lágrima.
Pero, con los ojos abiertos la idea es un fracaso;
estas alas sólo en sueños responden,
estos brazos sólo en estado de remanso alzan vuelo,
y en astral se desprenden y viajan por ciudades,
míticas ciudades, o reales?
traspasan fronteras y soy una cion el pensamiento,
como un ave gigantesca que no la para el Sur
que no la para nadie.
De día estas alas no me responden
no tienen fuerza
y mi motor viajero ni siquiera sirve para remontarme al cielo
y olvidar su diestra penetrante
olvidar que no existen más tus labios pasajeros.

Monólogo

Este monólogo fue escrito en 1994, hoy ha sido recreado y escrito para que lo lean Susana Escóbar y sus amigas lectoras
Paso el día, todos los días de mi vida pensando en ti. Eres el soberano de mis pensamientos. He construido mi casa en una parte alta de Ciudad Invierno, es un rascacielos, donde no existen obstáculos entre el firmamento y yo: salvo una nube negra. Me gusta mirar hacia arriba y escribir sobre las estrellas, las estrellas son como la vida de las personas, pero yo cuando veo una persona recuerdo cierta estrella que me ensombreció toda una noche de verano. Las estrellas son reales, lo que está en la tierra son sólo reflejos; por ejemplo esa estrella intermitente que está cerca de la luna luna y que no brilla más, es una muerte segura, el color azulado en su extremo indica que es una muerte lenta. Sé de quien se trata, es mi vecino, es alcohólico, tiene problemas existenciales, poco a poco destruye su vida. Más no me importa.
En cambio esa estrella fugaz que atravesó el cenit de Norte a Sur me ha helado la sangre, ha perdido su color y su fuerza al quedarse fundida en un lucero que la encandiló para siempre...

Contemplar el cielo es uno de mis oficios; a veces se torna gris y las personas se entristecen. Cuando llueve, los pájaros se guarecen en sus nidos y los árboles hacen fiesta. conozco el cielo (al menos de vista) por ejemplo esas nubes negras que lo oscurecen, son los ángeles caídos con Lucifer del paraíso, son semejantes a los hombres; no existen diferencias entre ellos salvo las apariencia humana...

Deseo entender a los hombres, trato vanamente de comprender su mundo. Veo sus vidas como un triste show, ya sé cómo se manejan. Algunos se parecen, conozco sus reacciones, sé como interpretarlas. Existe un cambio apenas perceptible en sus modales, sus movimientos, sus modos de decir las cosas, en sus formas de amar que casi siempre es imperfecta. Sin embargo nos gusta ese halo de misterio y maldad que despiden cuando nos aman o desean...debe ser la soledad, el temor a vivir la soledad.

La gente es ingenua, sobre todo las mujeres. Viven en un mundo de ilusiones, escuchan "un me gustas" y piensan "ese hombre me ama para siempre", ¿por qué? ¿será que se han acostumbrado a este panorama tan desolador? Yo también he aprendido esos modales y cuando escucho un "me encantas" recuerdo cierto hombre que me impactó una noche de verano. Ese hombre eres tú.

Escribo libros. Mis relatos tienen excelente crítica, pero nada de eso me interesa. Me limito a buscar un oficio que sea compatible con lo único que me gusta hacer: mirar al cielo y escribir para ti y por ti, para que sólo tú lo entiendas.

Los demás no me importan, hoy recuerdo aquella noche cuando te vi tan cabizbajo y me quedé sumergida en una nadería. Noté la ausencia plasmarse en tus ojos y ese ensimismamiento tuyo tan cruel... la mancha en el iris de tus ojos indicaba que existía otra mujer. No sé de quién se trata. Igual no lo siento, su vida, su muerte no tienen ningún sentido para mí.

En cambio esa tristeza, esa melancolía en tus ojos, ese desgarro en tus palabras al hablar de aquella niña me ha dejado muy triste. Imagino que es sólo un pretexto; en ese instante comprendí que somos una pareja muerta.

A veces estoy desconcertada. Mi casa permanece silenciosa, no vienes...¿ por qué?, sé que esto no puede seguir así y sin embargo te pienso. A fuerza de los sinsabores que me ha traído esta historia, de estar desmerecida, desmitificada, igual me obstino. ¿Qué busco? ¿qué quiero? Es una forma lamentable de dejar que la vida pase.

La noche transcurre... hemos perdido ya tantos amaneceres. Tu recuerdo envejece irremediablemente. El ruido de la ciudad se deja escuchar aún más sórdido, más agudo. Las luces se encienden en los cerros de Ciudad Invierno. El cielo permanece silencioso.

Hoy mientras escribía, he encontrado por fin ese enigma que eres tú y lo que para mí significas. Mi lenguaje siente placer porque te desea, mi lenguaje es mi piel y aunque tú quieras evitarlo, se ciñen mis palabras a tus manos, como sedosa red, te envuelven, te miman y te asaltan.

He vuelto a ver la tenue luz de la estrella, imperceptiblemente casi difusa se ha movido hacia el Nor Este como queriendo aferrarse al lucero, éste la escupió en estampida, se desintegró en mil pedazos dejando una estela de brillantes que se han difuminado al chocarse con las nubes.

Hoy he reconocido mi verdadera forma, mi modo de ser, mi autenticidad. Mientras lo descubría, he hilvanado en estas notas un mundo diferente, utópico, irreal. Me he dejado arrastrar por ese desasosiego que me produce el no tenerte.

De pronto ha salido en el cenit un sueño en forma de luna llena, con una tonalidad impresionante...de grande se tornó a mediana mientras se iba moviendo lentamente hasta quedar suspendida en el firmamento, en el que como una gran llama anaranjada se ha vuelto inalcanzable... del fondo de mí ha brotado una luz y he recuperado mi forma real.

Después que permanecí despierta toda la noche, ha llegado el alba. Mañana a lo mejor ya no estaré aquí, ni escribiré para ti, y aunque ya nadie lo sabrá nunca, este monólogo que dejo inacabado, es la señal de que no me dejé morir!!!!


viernes, 8 de octubre de 2010

Amor amante

Desde que te amo amor amante
he aprendido a vivir el ahora
a quedar silenciada con tu cuerpo
y darte caricias, todas nuevas
recibir el absoluto placer que me da tu boca
tus manos y tu piel
Ese tremendo goce que me produce el sentirme penetrada
el movimiento de nuestros cuerpos y ese gemir constante
música a mis oidos.
Extrañamente, el día en la ciudad, el día doméstico, el día radiante:
el día que se cierne sobre el mundo; el día que amanece, y que se sueña, y que se vive; el día que se vive, no tiene nada que ver con el día.
Pues el día sólo se vive en la realidad real, y no todos la perciben.
Es un destello de alegría que te sacude, es un golpetazo de sol que te ilumina, te señala un lugar en el mundo:
24 horas para vivirlas extensamente, profundamente: para habitarlas, para vivirlas en el momento preciso, en el lugar perfecto.

Habernos conocido antes- cuento


Ellos dos se conocieron en la una discoteca, desde ese instante reconocieron ese halo extraño que despiden los solitarios. Olían el aroma negro de la oscura noche del tiempo. Hablaron mucho de sexo y de qué cosas le haría el uno al otro, para más tarde conocerse; se miraron con esa complicidad de querer asirlo todo; lo demás no importaba. Nada importaban los sueños, ni las cosas formales, sólo se sintieron atraídos y a partir de ahí la vida tenía que continuar.
No hubo enamoramientos a pleno sol, invitaciones a cenar, al cine o a las calesitas. Desde un comienzo esa relación fue sin futuro [¿quién piensa en el futuro cuando la piel se hace carne?], se ocultaron como ladrones porque ella era "una chica que olía bien" y él "era un hombre con vida formada". Aquello resultó como un imán, nada de formalismos y compromisos; sin embargo habría que acallar los jadeos y las respiraciones fuertes con un manto de doble moral y en la noche sola.
Habría que disimular aquel súbito deseo de mantener relaciones extrañas entre dos desconocidos.
Se citaron en una esquina, el pretil de la acera fue mudo testigo de aquel desasosiego, devorándose como animales, sin preguntar por qué, y si mañana existiría una ilusión. Empezó como un juego, después un taxista fue cómplice de besos... después paredes, calles, respiraciones agitadas, la cópula loca del rocío con la neblina. Más tarde, promesas no cumplidas y el aire se volvía insoportable.
Te hiciste la víctima porque ella no te dio la seguridad que tu pedías, porque tu condición de hombre tradicionalista no te permitía enamorarte de una mujer"rápida". Te arrepentiste porque hablaste demasiado, bebiste demasiado y ya el día venía con todo su esplendor y la verdad, ella no te creyó nada "noche de copas" te dijo-en el fondo pensando que esa podría ser la trampa para acercarte más, pero se equivocó- y te quedaste mudo porque ella era demasiado sincera como para ser real. Y quisiste jugar a las escondidas, al difícil, y enviaste mensajes cobardes arguyendo que todo fue un chispazo, que el amor es otra cosa.
Pero la volviste a ver, caíste en sus redes, te enredaste vos mismo en la debilidad de ser débil y permitir que ella te crea, sólo porque su mano bajó por debajo de la mesa tocando la tuya para sentir esa atracción desbocada de la primera vez, después estrujó su cuerpo en el tuyo como si fuera la única y la última vez que lo hicieran, te sacudió la ternura, pero las cosas estaban dadas, tu mundo no era el de ella, era sólo presente, momentos, instantes.
El despertar en la madrugada y sentir un calor diferente te ensombrecía todo, en una cama alquilada, en un cuarto desconocido, recordando lo que hiciste con la resaca maldita del whisky, esa melancolía tuya porque no supiste si ser feliz con la hazaña o sentirte vil, estúpido, degradado, cruel, porque ella era la que encendía la noche con sus ojos grandes y su cuerpo avasallan te y apasionado, y vos eras quien abría o cerraba la puerta de las posibilidades. Lo dejaste así ( sin señales, sin muestras de nada), ¿para qué seguir?, si los momentos se viven como vienen, no era nada más, ella no podía significar nada más; para qué cuestionarse, para qué sufrir, para qué pensar. Eso pensabas vos, pero a ella no le transmitiste nada, pues nunca se lo digiste, no fuiste honesta, no.
Las noches se volvieron insoportables y te aferrabas a la posibilidad de darle tu amor y después ni siquiera lo intentaste, porque ella no era para vos, no era lo que vos querías que fuera, era una aventurilla nada más (las aventurillas de una noche de copas no se las puede tomar en serio, no, aunque en ese encuentro te hubieran traspasado el alma).
Vinieron otros encuentros ya sin alcoholes, sin promesas, sin encuentros fortuitos (te quiero con derrota, no te prometo nada, no quiero saber mucho de ti, ni si la muerte te habita por dentro, o si el verano te quita las congojas, no puedo no quiero hacerte daño, tu entiendes...) ¿qué te creías vos para profanar su alma, para arrastrarla a caminos insospechados de placer y de incertidumbres?
Ella ter transportaba al cielo a la muerte a la nada. Todo era desborde, huella, desasociego y te dejabas hacer consciente de que eras el rey de todo y no te atrevías a traspasar la puerta. Los días inexorables pasaban, la pasión de ella se agigantó y tuviste que decir "hay otra en mi vida" (no quiero mentirte, no quiero engañarte, no) Entonces ella apuró un whisky y tragó saliva.
¡Maldita sea! ¡esto no debió ser tan intenso! dijo como en un murmullo, casi para sí.
Esto no debió comenzar así, debió ser de otro modo- digiste triste.
Un escalofrío recorrió sus cuerpos y se mantuvieron en duelo. No hubo llantos ni despedidas, ni comentarios, Ella lo miró como a un se solitario, despreciable y envejecido.
Caminó solitaria, había parado el viento y bajo los árboles apareció esa luz sobrenatural que sigue al inverno. Los autos pasan dejando s u huella contra el asfalto, tocan sus bocinas de modo ensordecedor, casi asfixiante.
Ella sabe que como a él ¡alquien la espera en casa!

Cuento Flor de Azar


Flor de Azar en sus lides amatorias contrajo un síndrome que la volvió inmortal, que para continuar viviendo tenía que alimentarse de sexo.
Así cada noche, cuando la luz se apagaba en el pueblo, ella salía a deambular por las calles y hombre que encontraba, hombre que violaba...demás está decir lo que ellos experimentaban, nadie nunca después de ese trance podría sobrevivir a tanta pasión.
Cuentan los chismosos que volaba, que era etérea, que se mecía cual palmera al viento y que el coito con ella era sublime.
Los decires hablan que un hombre tenía que aparecer, capaz de matarla y no sucumbir a sus encantos, sólo así ella podía desaparecer y volver tal vez a encarnar como humana, pues ya nadie sabía lo que era.
Un hombre joven tenía que hacerlo. Debía salvarlos de tanta pasión alborotada. Pues los líos que causó fueron inusitados, los pueblerinos salían de sus casas de doce a tres y de tres a seis, esperando encontrarse con la diosa. Eso generó tal desorden, que la producción agrícola bajó. Los hombres dormían de día y deambulaban de noche, las mujeres por seguirlos abandonaban sus casas, los hijos, la cocina. Por eso las autoridades decidieron poner fin a ese embrollo.
¿El cómo y quién lo haría? alguien dijo que había que atravesarle el corazón con una estaca. El debate del Cabildo abierto duró varios días hasta que la decisión se tomó: eligieron a Tobías, hombre robusto y dado a las buenas costumbres, profesor de religión de la escuelita parroquial e incapaz de sucumbir a las tentaciones. Meticuloso, ordenado, metido a cura; lo que nadie sospechaba que esa fachada ocultaba un hombre apasionado como pocos. La elección no estuvo mal, pues detrás de todo buen hombre siempre se esconde un animal.
Fue así que los otros hombres deberían abstenerse de salir por las noches, solamente él debería caminar por las calles pajolientas de Moxos. Noche a noche Tobías paseaba entre las sombras esperando encontrarse con la reina de las pasiones; nueve días y nueve noches penó su alma hasta que apareció. El estaba sentado fumando un cigarro y esperó el encuentro.
Grande fue su sorpresa porque no llevaba ropa, sólo una gasa le cubría el rostro y de sus pechos colgaban dos estrellas que centelleaban al movimiento de sus caderas, una estela de luciérnagas la escoltaba formando en el aire un arco iris de luz y sobre su pubis una luna... se miraron, no dijeron nada, sólo se amaron tiernamente, después ella desapareció volando arrastrada por las luciérnagas y voló, voló, voló en sus alas.
Tobías mintió al cura y a las monjitas, al vecino y a las autoridades-calló-, más que por el hecho de no haber cumplido su misión, porque se enamoró perdidamente de Flor de Azar.
Cuentan que estaba atontado, que casi no comía y sólo esperaba la noche para encontrarse con su Flor.
Después cuando la presión del pueblo fue mucha, tuvo que ceder. Estaban haciendo el amor cuando sintió la estaca. Un quejido certero atravesó el silencio de la noche y un lamento. Era él que lloraba y se estremecía por lo que había hecho. La Luz del pueblo fue encendida para ese efecto, los curiosos aparecieron de todas partes. ¡Ahí estaban los dos, ella tendida en el suelo y él llorando!
Dicen que nunca más volvió a tocar la flauta ni a enseñar y que enloqueció.
La noche que murió Flor de Azar les causó mayor impacto y sorpresas, pues su alma, incapaz de soportar tanta miseria salió del cuerpo y vagó, vagó.. se fue con el viento. Cuentan que aparece en noches de luna llena, en noches de cuarto menguante y de cuarto creciente...
¡Nadie nunca más la poseyó, porque ya no es de este mundo!!!!!

Amor amante

Amor amante
déjate amar esta noche
déja que rocen tu vientre con margaritas
alelíes, primaveras.
Siente el olor de las flores
así como siente el olor mío que te lleva
hacia cielos insospechados de amor y misterio.
Toca mi cuerpo de nácar soleado,
quémate con el fuego salamandras ardientes
que rodean tu torso...
ven amado
que quiero hacer contigo lo que hace el agua con las flores.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Vuelve él

Vuelve él para tomar mi alma
vuelve a seducirme con la fina suavidad de sus palabras.
Viene a por mi, no me engaña
a llenar mi vida de la suya
a beber de mi sabia
a tomar mi cuerpo y llenarlo
de ese goce que sólo juntos podemos crear.
Estos dìas por tener mucho trabajo no podrè actualizar el blog, pero estarè la semana que viene con nuevas actualizaciones, abrazos y alas de mariposa para que se lancen a volar en el espacio

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Ha florecido mi vida
con tonos rosas, rojos y verde.
Hay blanco entre las flores y hay blanco entre mi vida y mis sueños.



La pasión amorosa

2.
La pasión amorosa es otra cosa, es un delirio; pero el delirio no es extraño, todo el mundo lo siente aunque no hablen mucho de él. Lo raro es cuando se pierde el delirio: ¿se entra en qué?
Ese delirio se acabó, hoy no siento esa pasión amorosa que sentí los primeros días, los primeros meses y es que las otras cosas no ayudaron a que esta pasión se convierta en amor. Yo decía "te amo", pero eso no lo hacía llevada por el amor sino por la pasión loca del momento. En fin. Yo no te amo, y las otras cosas me acobardaron. No eres para mi y no me gustas para mí.
Este es el verdadero duelo que tu debes vivir si en verdad me necesitabas, pues pedir, mendigar cosas no lleva a nada. En la vida hay que sumar y yo decidí sumar.
El verdadero acto del duelo, no es sufrir por el objeto amado, sino ver un día sobre la piel de la relación, esa mancha llegada allí como el síntoma de una muerte segura: por primera vez dejo solo a quien dice quererme; sin querer dañarlo, es cierto, pero sin volverme loca.

TE amo

Te amo. La figura no remite a la declaración de amor, a la confesión, sino a la palabra repetida del grito de amor. Roland Barthes.
1.
Supremamente dulce la declaración de amor, "te amo" no quiere decir nada.
Te amo es una frase que transmite un sentido, una situación extrema: de apasionamiento, pues la persona está en una relación con el otro.
Te amo, hoy me resulta insulso, sin sentido; pues asume fuerza
cuando lo digo en la noche casi dormida y acaricio su espalda
y siento la tibieza de su ser;
Te amo se dice en un espacio-tiempo de éxtasis supremo,
sale de adentro, sin ningún ritual; las situaciones en que digo Te amo
no pueden ser clasificadas; son pues irrepetibles e imprevisibles.
Decir te amo, no es cualquier cosa; por ejemplo me gusta decir "Te amo"
cuando en el extremo del éxtasis sale como un susurro,
como un grito apagado, profundo, extremo, de un corazón que acelerado
palpita y se agita.
"Te amo", suena a música, a río que te lleva de espaldas
vogando aguas abajo.
Al vuelo de un ágila remontando la montaña
que te eleva y espera una respuesta.

lunes, 13 de septiembre de 2010


A veces le hablo a tu alma
no sé si la sientes.
Voces van, palabras llegan...
despierto en la noche
toco tu cuerpo
una promesa entonces
un gesto apenas
para sentir que esto es cierto.

El amor sólo llega cansado

Una noche me presguntaste si te amaba,
dije que sí
y es que el amor es un estado que no elige a quien amar
porque no sabe hacer otra cosa.
El amor sólo llega fatigado, cansado ya de tanto escapar
liberado del miedo
dejándolo ser,
amor eres tú!

Solo

Sólo el silencio y tu cuerpo
que se abre a la subversiva urgencia de mis pasiones

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Por tí inventaría cada día nuevas formas de amar
escaparía de la rutina
y te enseñaría cómo cada instante se vive el presente,
te haría consciente de la noche, de los gestos, las ilusiones
los besos, las caricias y ese sentir presente
gozándolo ad infnitum.
Cuando te siento dentro mío
nada a es comparable a ese instante
quisiera sentir eso ad eternum
porque arde el fuego kundalini
y yo me muevo lentamente
dejando que el placer recorra mi columna
suba hacia el cerebro para lanzarlo hacia el infinito.

Sobornarte

Puedo buscar en tu pecho
la ternura y el sociego.
Puedo encontrar en tus manos
la caricia y el amparo.
Puedo llegar a tu boca y sobornarte
con besos caprichosos, risas y aleteos de mariposa.
Puedo ser una luciérnaga subiendo por tus piernas,
o un gigante sacudiéndose por la pasión orgásmica
que me produce tu cuerpo en movimiento.
Puedo ser un hilo de miel que baja de tus labios
hasta el dorso, los muslos, la cintura, la redondez del ombligo.
Puedo desvanecerme en ti como un terroncito de azúcar
en el café de la tarde.
Puedo ser ajenjo amargo en tu pecho
y hacerte perder la sensatez y la cordura.
Pero sobretodo, puedo volar ininterrumpidamente
por ese universo que es tu piel,
que es la geografía de tu cuerpo.

viernes, 27 de agosto de 2010

Para vos

Para vos que entre brumas me lees.
Para vos porque te amo, por tus manos, por tus ojos,
Porque no me dañas ni me meintes,
porque me lees y eso es suficiente.
Te deleito entre intersticios blancos
donde las luciérnagas hacen su nido.
Te arranco con ternura de la realidad,
voy poniéndote la piel erizada,
y en el cuerpo cenizas y relámpagos.
Quizá no logro el galope de mil potros desbocados
agitando el corazón,
pero halo las cintas que descolgaban de las estrellas.
Con eso es suficiente.
De pronto te has vuelto gigante
y alas suaves revolotean por mi cuello
bésame, bésame, bésame hasta viajarbésame, bésame, bésame
hasta emprender el viaje, la travesía.
De pronto un beso se escurrió por tus muslos y corrió hasta la pelvis,
un beso mojado que sobrevivió a tu piel.
Ayy! amor me dices, ayy! amor amante!
mientras yo pienso que mis dedos son un ciempiés que camina por tu cuerpo...
son mis dedos que acarician, es mi respiración apenas rozando
como para no ahuyentar al deseo,
así subo y bajo sin torpezas,
sutilmente supremamente,
transformando las caricias en un juego
en el juego de la ternura.

jueves, 19 de agosto de 2010

Empinada en ti


Para que tu me oigas
subiré a la cima
y empinada en tí
danzará mi cuerpo
al ritmo de tus gemidos
de tus palabras
y esos te amo
que me enloquecen
que me decantan y enamoran.
Vida, mi vida, déjame permanecer en tí,
déjame así
asi!!!

Escapar


Debo confesar que fue una locura conocernos y luego irnos.
Por un momento te agarré de las manos para conducirte
pero terminé arrastrada por esa ciénaga de pasión.
Si, todavía lo recuerdo. Por un momento murmuraste cosas lindas.
Pero luego tuve miedo y hui hacia adelante.

Me escurriré

Resbalaré en tu cuerpo cual espuma
y me escurriré por tus piernas,
tu cuerpo responderá como si fuéramos
agua, aire, tierra, fuego y éter.
Porque el amor cohesiona, une los átomos y los elementos
la pasión: lo siente, y yo te siento amor,
te siento y quiero estar en tí,
vida, mi vida déjame entrar
déjame estar en tí.

Igual te tengo y no

No me digas que no puedes
que no quieres, que no me quieres!
porque igual tomaré tu imagen y en mis sueños
tocaré una y mil veces tu cuerpo,
repetiré las palabras que quiero decirte
las que quiero que me digas
y en un acto de rebeldía profano
llegaré al éxtasis
más fuerte que nunca
más fuerte que antes
porque aunque no quieres vos quererme
igual te tengo amor y no!

CAmbia

Todo es efímero y pasajero, todo cambia
cambia tu rostro en la noche de la nada,
cambia mi vida en el atardecer de agosto.
Cambian mis inquietudes y también cambia el amor

Vida, mi vida

Te daré mi cuerpo como ofrenda
y enlazado al tuyo me retorceré de placer
de ese placer que sólo tu y yo sabemos disfrutar.
Anda bien mío, quiero estar en tí -permanecer-
vida, mi vida, déjame estar.

jueves, 12 de agosto de 2010

Un instante

Hubiera sido fácil tomarte, tocar tu cuerpo con intenso placer
arañarte y decirte que es así con violenta ternura
como quiero que me ames.
Tocarte y tenerte en mí como si ese instante fuera el último
el único en el mundo
un instante para ser, para vivir y para sentirte en el ahora
para disfrutarte y darte cada día más


ya no te quiero

¿Qué bestia caída junto a las yeguas apocalípticas pasean por mi sangre
y quieren tomarme?
He aquí lo terrible, la desilusión y el caos
ya no te quiero mi amor, ya no te quiero.