Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

jueves, 27 de noviembre de 2008

Estos días no podré actualizar el blog, pero la otra semana tendré más tiempo, les mando alas de mariposa para que se lancen a volar en el infinito.
peca sélum

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Terrones de azúcar negra esparcidos en mi dorso

Quisiera tus manos deslizando su ternura en mis cabellos.
besos en la espalda posándose - mariposa dormida-
terrones de azúcar negra esparcidos en mi dorso
y un oso -luna dibujando la geografía de mi cuerpo.
Sin embargo existe dolor en el vientre
que no permite asimilarte del todo,
el placer no cabe, ni la ternura
porque así me dueles en la carne,
porque así me impactas en la densa materia del cuerpo.
Estoy sanando cada célula de llanto, cada espasmo, jadeo
y contracción, que son el reflejo de la cruel
ceremonia del olvido.
Aún queda el regateo
esa cruel mentira de la nada,
porque quiero cosas raras y sensillas de ti,
que andés conmigo,
que seas la primera hoja de otoño
dejándose arrastrar por el viento
convirtiéndose luego en alfombra naranja.
Quiero una oleada de ternura
que estremezca mi alma,
Cosas como algo de frágil y astuto
hadas de fuego quemándome
- ardiendo tu y yo-
esa caricia que me permita olvidar
este tiempo hostil, duro, caótico
para saver que todo lo llenas tu
todo lo llenas.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Leviatán dormido

Una foto del blog Tacones Rojos y un poema para quitarme el velo de maya

Tiempo de vanos discursos
de retórica e improvisación,
donde se desnuda el alma
de hombres sin rostro,
con escamas y lepra.
El giro de la tierra
los está anulando,
se nota a leguas
cómo han vuelto a comer
su propio vómito,
como perros hambrientos
olfatean la nada,
buscando de que árbol asirse.

Un tiempo a la deriva
sin tiempo, sin amigos
una época sin patria,
días que parecen noches,
hombres que parecen
murciélagos,
un viento helado
que corta como silex.

El río trae basura
fluyendo indiferente
y la patria parece
un leviatán dormido.


jueves, 13 de noviembre de 2008

No me perdones nunca

Me niego a entenderte y a perdonarte
maldigo cada letra de tu nombre,
tus manos, tu ser, tu alma,
cada gesto tuyo que en su momento
fue luz, magia, armonía
hoy ya no es más.
No creo en tus ojos,
no creo en tus pretextos,
ni en tus ojos.
Saca tu máscara, atrévet a ser tu,
muéstrate cual eres
aunque este adiós corte como silex
arranque el alma,
prefiero esta cuchilla
que se clava como en la res
del matadero
y a borbotones la sangre aparece,
rasgan el cuerpo y laceran.
Pero así lo prefiero,
no necesito excusas,
ni promesas,
ni palabras dulces,
ni migajas, vete al infierno!
Total abrá alguien detrás
esperando y volveré a gozar
en otros brazos
y me hundiré remota en otros cuerpos
y dire "te amo" "piérdete en mí"
"quiero dormir por siempre dentro tuyo",
repetiré frases y a lo mejor inventaré otras
más intensas, o más calmadas, ¿quién sabe estas cosas?
Gozaré mejor, más pleno
más intenso, más loco.
Por eso para qué mentir
pues aunque el duelo dure años, o dure días
igual mi odio hacia ti
permanecerá como un gigante,
igual que una bandera,
y me perderé feliz en otras pieles.
Por eso no me perdones nunca!
no me des tregua, ni me des descanso,
no me des miserias.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Unidos al fin

He sentido en mi espalda
caer el cabello en ondanadas
el viento acompañando la brisa de noviembre,
la cadencia, el ritmo,
la noche de nuestros cuerpos acompasados
gozando ad infinitum.
Mis pechos rozan alcanzando el éxtasis
o la sombra. Todo va más allá del goce,
va ligado al extremo del ser.
He sobrepasado los límites
de los sentidos físicos
y creido poseer en ti el cielo.
¿Fuiste tu? ¿Fuimos los dos?
La noche pasa mientras la neblina cae
sobre la ciudad dormida.
La noche pasa mientras
engendra la tierra margaritas.
La noche pasa mientras tu cuerpo
siembra en mi lo inusitado,
lo sublime, lo cruel, la sorpresa,
el asombro, las estrellas.
A lo lejos mi corazón se contenta
y digo tu nombre.
Mi cuerpo estalla y digo que es bueno,
tu cuerpo estalla y digo es no es absurdo
no es vacío, no es vanal.
Tu y yo absortos
unidos al fin. Pese a todo.

Soy extinguiéndome en ti


Déjate seducir esta noche
apaga la luz. Desnuda tu cuerpo,
huele este aroma que te lleva a otro aroma
el de mi alma.

Siente la piel sin restricciones
toca, come, observa, hazlo asi!
quiero – dices- que me desnudes lentamente,
voy subiendo desdeelpiehastaelalmadesdeelalmaati
suavemente como un sueño,
voy deshojando los pétalos de tu cuerpo
que se abre a mí,
las caderas se ensanchan, tus pupilas se dilatan
ya no escucho tu voz, solo el jadeo.

Dices que ya no te toque,
que solo respire en tu cuerpo,
voy respirando, recorriendo
mis manos no soportan la cercanía,
se deslizan, no obedecen,
siguen el ritmo de las respiraciones…

Soy un río que se desborda
que avanza como una avalancha
tu, mi contencióin,
dices que es esto es supeior a todo…
respondo con mi cuerpo.
dices ven que queiro amarte ahora,
revolcarme en ti, me aprisionas y vuelo en ti
me sumerjo,
ya no soy agua desbordada de río,
soy brisa que cae al atardecer
tocando apenas,
extinguiéndome en ti
fundiendome en tu alma.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Sucia de besos y halagos obscenos


Ya no serás sombra, viento, nada
ya no serás en mí las ganas,
el desgarro, el sentimiento,
serás solo nada: crepúsculo, ocaso.
te irás perdiendo como aquellos
que mis manos tocaron y no entendieron nada
serás solo eso nada!

De cuando en cuando y en la distancia
asomará tu calor mojándome,
enloqueciéndome, diciendo, gimiendo,
susurando: quieroperdermecontigo
vamos! ¡ piérte conmigovamos!
déjateirdéjateirabandónate
quierorevolcarmecontigo
suciadebesosyhalagosobscenos.

No quiero llegar nunca al éxtasis
sino alargar el placer adinfinitum
abandonada al goce
trascendiendo al cuerpo y al espíritu,
plena, libre, largamente…
Vibrando entera toda yo, todito tú.

Anda amor amado, dime que sí
dime que sí, dime que sí vendrás a por mí
que me enloquecerás como solo tu sabes hacerlo.
bebiendolospechostocandolaaureola
confundiéndoteenlageografíademicuerpo.
Dibujando la redondez del ombligo
del ombligo al pubis, al plexo solar,
Subiendo luego al tórax, el cuello y los labios
¡ayy! los labios carnosos
que no callan, que solo te rozan
te embriagan y enloquecen
¡ayyy! de nosotros amor amado
¡Ayyy de nosotros que nada más eso somos
una nada que a otra nada nombra!.



sábado, 1 de noviembre de 2008

Me diste la ternura

Me diste la ternura
la pasión el embeleso
las noches coloridas
el terrón de azúcar- miel,
el sueño del alba,
el sentir de la piel.

Las manos- el dorso desnudo,
pero también la tristeza del domingo,
la mano endeble perdiéndose,
el café frío en la noche de invierno.
Ahora me doy cuenta
que acercando mis sentidos a ti
Tu me envuelves…
te fundes como la hiel en un fruto amargo,
y el olor de la selva que te nombra.

Un atardecer en la moxitania,
el sol perdiéndose en la noche,
los nombres de otros nombres
que te nombran
un silbido de pájaros.

Ay! Amor
todo sobre ti vuelve a tocarme…
vuelvo a sentir el galope
de mil potros
correteando en la pampa verde
verde río.
Ven! Líbrame de la noche insomne
de la muerte…
Sumérgeme en tu caricia,
retiéneme en tu pecho.
Haz un hueco en tu corazón,
guárdame, guárdame en ti
como la niebla.

Trae el cielo a la tierra y la habita


De vuelta a la noche
donde dejé un rato
viajar la memoria
y agarré un cometa
que pasó fugaz por mi ventana,
bebí un vino rojo
escuchando a kítaro
bajo el alero
de los cuadros de Klim,
y esa luz difusa
de la lámpara con personajes
deformes de la Ejti Ejtih
donde cuelgo mi piel.

Acrecenté la nostalgia y viajé
por ese territorio que es tu cuerpo,
ví tendida la piel y acerqué mis labios
besé tantas veces
que respondió el asombro
tu cuerpo doblándose
retorciéndose de placer
e hice sobre ti el sacrificio
de gritar tu nombre al viento
de recoger luego del éxtasis
la sensación exacta que trae el cielo
a la tierra y la habita.

En todas las formas te hallé


Dios! desde todos los puntos
veo la ciudad dormida
en un caos planetario.

Dentro de todas las formas
te hallé.

No existe más el miedo,
las sombras, el túnel
ni el bajo mundo que antes
percibí.

Es de noche y nada me impide
cerrar los ojos y unirme a tu ensueño.
Todo es fácil al trasponer
el umbral que nos separa
ya que no tengo miedo
de bajar al abismo
y escuchar la siniestra furia
de ondinas y salamandras,
agua y fuego juntos
la tierra sacudiéndose
en un espasmódico
orgasmo
girando el eje y acomodándose
a la polaridad de los Andes.

Ven! haz que desgarre el velo!
quiero confesarte mis infamias!
De la interminable boda de lujuria y deseo,
del vino, de los hombres que nunca tuve
pero que amé,
su elixir.

Del mal que me atrae,
me envuelve, me domina,
que ya expié al amar como nadie.
Que pagué la pasión, el placer
la locura, la interminable boda
de lujuria y fuego.

Amé a los hombres que pude
quienes me enseñaron del dolor
el llanto, la sangre, la noche
y un alma pequeña oculta
dormida aún en sus corazones
y sin embargo en cada uno de ellos te hallé!

Rasga mis vestiduras
tómame fieramente,
que en mi piel queden marcas de tu deseo ferviente...
Ríos de pasiones desbordadas recorren mis caminos
y te llevan silentes a cascadas de pasiones ocultas,
mis mares contenidos...
Nada en mis aguas sin prisas,
ni sentido. Solo déjate ser caricia,
sé de mi piel oxígeno.
Que yo respiraré de tus ansias,
tú profundizaras en mis abismos...
Tómame como quieras,has de mi piel tu sino.
Y después que me ames ya no serás el mismo...
Anonimus
Soplaré suave para que la luz llegue a ese túnel
donde habita solo la oscuridad y el miedo
En ese cuerpo esculpido por los dioses
haré un pozo para que emane sal
azúcar, miel, terroncitos de luna llena.
Acurrucaré mi cabeza sobre tu espalda
y mis cabellos largos se desplegarán
sobre tu piel
y te cubrirá todo.

Lame

Fotografía Del blog Deseo en la Piel
Abrázame con un abrazo intenso,
bebe la miel,
lame, vive, muerde
el sudor que mi cuerpo destila
cada vez que te amo

LAS hIJAS DE DYANGO- CUENTO

Fotografía del blog art erotic


Las Hijas de Dyango, es el cuento más famoso que escribió Roxana Sélum Yabeta, en este primer capítulo, se narra en general sobre las tres hermanas Calcuta y Ernestina Flores - la madre- en lo que va de la semana, se irá describiendo lo que hace cada una de las Hijas de Dyango, sus amores, sus pasiones, los juegos eróticos que practican y los hombres que mueren por ellas. Imperdible!!!!!



Capítulo 1
Nacieron dispuestas para el amor estas tres hermans, en un lugar habitado por el verde de los árboles y por el calor insuperable del verano tropical. Hijas de un padre clandestino del que sólo se supo su sobrenombre - el Calcuta- quien pernoctó una noche de tormenta en el pueblo, pues iba de paso. Supo de la casa de placeres de Ernestina Flores y dejó su huella innegable en esta mujer querendona que lo único que sabía hacer, era el amor, porque es lo más fácil decía: abbrir las piernas y menearse como hamaca!.

Se iniciaron pronto en los afanes de la pasion y de sus artes, filosofía que aprendieron de la propia madre, porque constantemente repetía: cobren, disfruten y hagan felices a los hombres.

No fue necesario enseñarles nada, porque todo lo aprendieron en la escuela de guerra de la vida. Ernestina Flores jamás trató de ocultarles a sus hijas lo que hacía, ni escapar a sus inocentes miradas. antes de aprender a leer o escribir, ellas ya sabían cuándo el hombre está exitado, por qué las pupilas se dilatan, la respiración se les acorta y despreden un olor a animal salvaje. Se ganaron el apodo de las "hijas de dyango porque tiraban a matar2 dicho que fue pronto confirmado no sólo por lo insólito de sus quehaceres, sino por los líos que más tarde armarían en el pueblo.

Organizaban buris en el patio de la casa tomando culipi barato, también juegos al pato enterrao al estilo romano y a la gallinita ciega. todos los premios se pagaban en buena ley, el premio maor era acostarse con las tres hermanas, cosa que muy raras veces ocurría. La entrada a la velada costaba sólo diez reales, bailaban hasta el amanecer, todos los hombres del pueblo asistían a las jaranas. No hubo uno sólo que escapase a los encantos de las muchachas; las mujeres las odiaban, ellos las adoraban.

Las Hijas de Dyango tienen que trabajar para comer. No dejan nada en su sitio. son como un torbellino de pasiones, no respetan ni solteros, solterones ni casados. Tienen el color del sol en su piel aceitunada, el sabor de la miel en sus pezones que como granada madura se abren al primer roce.

Con el aire tropical en sus cabellos y el vaivén del río en sus caderas, conservan esa candidez de niñas perdidas por el vicio; sin embargo son tan adorables en su entorno, en sus contornos, en ese mundo gris y sin retorno.


A las yeguas más hermosas del corral se parecen. sus muslos son como peces frecos que nadan y coquetean en el río, sus pechos, son como fruta fresca, y dicen que son malas, ¿já! los que dicen que son malas, no saben cómo hacen temblar de pasión sus embelesos
.
Cap. 2
Mariel Calcuta
A Mariel Calcuta se le fueron las piernas de purito enredo pasional, aquella noche que dejándose amar por José María roca lo ahogó en el acto. Ella sentada al borde de la cama, él de rodillas lamiendo su fruto jugoso, las piernas entrecruzadas alcuello del hombre, en pleno éxtasis perdió los estribos, lo ahogó con su entuciasmo. Reaccionó cuando vio que el hombre no se movía y aflojó el arma asesina, en vano fueron las respiraciones boca a boca, los pañitos mojados con agua fría y los gritos de la madre y las tres hermanas, el sujeto gozó hasta el fín. José maría roca murió en el campo de batalla, lo que permitió que la casa de placeres de Ernestina Flores se haga famosa, donde parecía habitar el mismísimo demonio.
Ocurrió entonces que, agobiado por la soledad, los achaques de la vejez, don Zoilo cortez supo de los prodigios maravillosos de estas mujeres y fue a morir a la cama de Selva Calcuta, preso de un atque cardíaco. Abusó de su salud y de su edad pero pensó "más vale morir gozando que vivir recordando".
Murió esa misma noche, su corazón no estaba para resistir esos trotes. sin embargo, como adivinando su destino y como pago, llevó de regalo a la mujer de sus sueños, un cofrecito lleno de condecoraciones de guerra y libras esterlinas, las mismas que Selva arrinconó y nunca jamás en la vida las usó por los recuerdos ingratos de aquella fatídica noche.
Por último, a Isabel Calcuta se le fueron las manos cuando un visitante, desconocido viajero, se negó a pagar su cuota de placer y fue echado como Adán del paraiso, desnudo y a la fuerza. Quería seguir tomando sin pagar ni un solo real, isabel en un arranque de furia agarró la tranca de la puerta y za! en la nuca. Murió en seguida con los ojos abiertos al cielo clamando misericordia. no hubo persona alguna que reclame su cuerpo. dicen que su alma anda vagando y en noches de luna llena se lo escucha llorar. Las viejas beatas no le dan misa porque no saben ni su nombre, solo lo recuerdan como el muertito errante o el deudor ambulante.

Las hijas de dyango tienen el alma curtida por el flete continuo de su cuerpo, tienen el color de la luna en sus caderas, el color del sol en sus nalgas de fuego y dicen que son malas. Quienes dicen que son malas, no saben cómo hacen saltar de amor sus prodigios y embelesos.
Selva Calcuta
Selva Calcuta, tiene el alma curtida por el flete continuo de su cuerpo. Posee la mirada dura y el corazón abierto. Sus muslos larguísimos y dorados son semejantes a las palmeras que erguidas desasfían al viento. el frío de las noches invernales y el hambre, le arrancaron de cuajo las esperanzas de casarse un día y pertenecer a un solo hombre, prefirió ser deseada y admirada como una de las mujeres más hermosas de la región.
Ella es quien organiza las veladas, es la anfitriona, tiene la mente ágil para organizar diferentes concursos como "la gallinita ciega", "el pato enterrao" o la "danza árabe". La gallinita ciega es un juego simple pero perverso, como diría luego de eperimentarlo un lugareño. consiste en pintar en la pista de baile un círculo grande con harina blanca, alreadedor deben colocarse quince hombres desnudos y con los ojos vendados. Vendrá bailando una de las hermanas Calcauta desnuda y bañada todita en aceite de almendras, ella, seducirá alos hombres acercándose insinuante bailando al son de una tonada, ellos a su vez tratarán de agarrarla sin salirse de la marca blanca, quien pase la marca blanca, sale del juego y paga 50 reales. Poco a poco, ella irá eliminando a los concursantes, deslizándose como un pez, se quedará con el hombre más astuto, si este resiste la prueba.