Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

miércoles, 17 de diciembre de 2008

LOCA DE BESOS Y ARENA

Y LOCA DE BESOS Y ARENA
SUBÍ A LA CRUZ PARA MORIR
DE AMOR

Ayyy amor

Belisimo de Art Nude
Emergiendo de tu cuerpo

Deja amor amado
que mi boca te diga
todo lo que quiere decirte,
que mis manos corran
por el corazón libres!
descalzas.

He imaginado escribir
sobre tu espalda,
sentir que con las frases
el ritmo se acelera,
la voz se agita como tu cuerpo,
frases como paloma
aleteando sobre el plexo
los muslos descansados,
entonación en esta línea,
ritmo allá,
fuego, besos, fuerza,
cruzando el vientre
encendido de espera,
Ayy! la carne se agita,
te he soñado emergiendo
de las hojas blancas.

Imagino el goce,
tu gimiendo,
tu diciendo
precipitando todo el fuego,
entonces me convierto
en canto,
me diluyo en la sintonía
de tus movimientos,
hasta ser uno,
amor, amor.

Ester río incontenible




Una alucinógena foto de Art Nude


Este río incontenible

Ese hombre me inhibe sutilmente
pedazo a pedazo me agravia

Yo que no tengo tiempo de mirar al sol
y dejar que me ciegue
la potencia de miles de estrellas
que lo ayudan a girar,
alumbrar el universo .


Yo que no tengo tiempo
de amar y amar tu cuerpo
y oxigenar mi alma
de este caos planetario.

Voy a cerrar los ojos
verterme en tu cause
en la cadencia de tu cuerpo
en movimiento.


Cruzaré la línea de lo etéreo,
desataré un aluvión de pasiones,
ternuras y embelesos
lejos de la discordia,
del ordenador y estas teclas
que repiten tu nombre.

Lejos de los horarios,
las obligaciones, las críticas,
voy a sumergirme en ti,
beberé del río,
negaré cien veces
los nombres de la rutina
la costumbre y los fracasos,
tomaré tu cuerpo
me inundaré en tu vertiente.

Pero, mirando lo cotidiano
esto suena a utopía,
este río incontenible
no me baña, no me inunda,
no me come,
mi huracán etéreo
llega apenas a tu cause
como aquella estrella
que cayó como estampida
en el firmamento
destrozada en mil pedazos
por el lucero, que eres tu mismo