Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

lunes, 26 de octubre de 2009

Por ti

Por ti inventaría cda día algo nuevo para amarte
me reinventaría para que no te canses nunca,
que no te canses,
que no pierdas en la nada, en la rutina.
Que la noche se encienda con cada caricia,
porque estas manos amor, nacieron para tocarte,
para arder con el fuego que guardas con cuatro llaves
que solo tu y yo sabemos como prenderlo,
porque ninguno antes amor supo cómo
ni cuándo, o dónde hacerlo,
ni cuando mi corazón estaba quieto- callado- amordazado,
sólo cçtu con la palabra precisa- entera- lo acalló.
Y es que antes de ti no vivía,
me abismaba;
abismarse también es morir un poco;
pero después de ti y contigo:
siento amor que vivo.

Para que no digas

Para que no digas que soy loca, poetita,
voy a dejar esta tarde el destino de mi piel a tus caprichos,
voy a correr el riesgo de ser sumisa
y sumergirme en el éxtasis de tu río.
Dejarme llevar por la corriente,
fluir como una barquita caprichosa
navegar y también creer por ejemplo que te amo con locura,
que no existe el tiempo,
trascender más allá de los límites de mi mente concreta,
para que no te sientas solo en esta travesía;
voy a emprender un viaje ligero a las sensaciones,
percibiré tu olor a limonero
y expandiré mias alas hacia el cielo.
Para que te me roces y sienta
la delicia de tu cuerpo en movimiento.
Voya callar los ruidos de la calle que me agobian,
voy a dejar atrás las pesadas maletas de la vida,
voy a hacer mi carga volátil como una pluma
de colores azul, lila y amatista,
voy a volar cerca de tu cuerpo
me asentaré en aquellos sitios no previstos;
en aquellos sitios olvidados de tu cuerpo...
pero mira qué loca! olvidé que prometí que no haría nada
que serías tu fluyendo en mi corriente,
yo dejándome llevar.
Y es que estoy acostumbrada a construir la vida de a dos.
Por eso no me hagas caso, que yo seguiré
cerrando los ojos y abriendo mi mente a lo indecible
a esta cálida oleada de ternura que aparece
cada vez que tu me quieres.