Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

miércoles, 10 de marzo de 2010

He imaginado pasar sobre tu espalda
pero no con tacones sino con besos.
Pero no te asombres, no es que me esté muriendo por algo
es sólo ese despertar a la nada y no querer hacerlo,
es esa crisis constante que te permite crecer,
después de esto, dónde llegaré? Es ese ansiar llegar a la cima lo antes posible y el mundo en 3D es muy lento, la vida, la gente, el submundo es demasiado lento,
mientras yo vuelo, la gente vive queriendo incorporarse
mientras yo creo que vivo esta irrealidad, mientras yo me creo mejor
otros dicen que no lo soy,
entonces aterrizo, em envilezco, me siento una hormiga
que alguien - cualquiera- puede pisar.
Entonces la nada asombra nuevamente
deja estático mi corazón y las lágrimas no asoman
no puedo llorar, no se llorar, he dejado de llorar y de amar.
Talvez es eso, lo que produce tanta conmoción,
tanta hecatombe aquí en mi pecho,
pero es que se secaron mis lágrimas
y ahora que las extraño, no vienen
en fin, necesito amar y amar hasta mejorar cda día.

Arañar la tierra

Ese arañar la tierra clamando por algo que no llega
Ese clamor visualizado que no cristaliza,
ese conocer tanto y a la vez sentir vacío y soledad,
que me pesa y me lastima.
Ese andar por la vida abismándome
y querer hacer lo contrario y no me dejan
porque no me dan la oportunidad,
porque no entiendo
no se, por qué.

Esa nada que asombra

Es esa nefasta oscuridad que me impide ascender por los caminos del universo
ese ir y venir de pensamientos
ese revolcarme en lo sucio, lo insano, lo negativo
lo que hace que siga en 3D, viendo pasar la vida por la caja mágica
viendo el mundo caerse y no hacer nada por los demás.
Ese perro que vuelve a su vómito
ese lanzar perlas a los chanchos,
esa parsimonia de la vida
esa inactividad
ese vacío
profundo
que no tiene salida, ni fin ni contención,
Ese abismarse y dejarse ir por los túneles profundos que un día conocí,
por ese bajo astral que antes visité y no logré pasar al final
ese irme y no querer
ese querer y no querer
ese desear dejar el cuerpo y quedarme ahí
ese túnel de luces que me mostró que no todos los que viajan por la muerte
conocen el lugar bello e imaginario que las mentes de otros que volvieron "dicen existe"
Es este eterno devenir de la nada que no asombra
que me mata y me contiene a la vez.

El miedo

1. Seguimos...
Si hay cosas malas en mì, creo que es ese hondo, profundo desencanto de los hombres
si los he amado hasta los tuètanos, hasta dolerme, hasta hacerse un añico el corazòn
y por eso mismo, me cansè de esas almas pequeñas, tan pequeñas que no cabìan en mì
y despuès de tanto amar, un día me marchè hacia el espacio profundo de mi interno
buscando dentro todo lo que fuera no encontré.
Pero debo confesar que si bien me sentí maravillada al descubrirme y descubrir mi alma
también ahora extraño un halago de un hombre
una frase dicha en medio del acto amoroso,
una frase inacabada que acompañe mi ego
ese que crei haber eliminado del todo.
Debo decir, que ahora que me cansé de estar a solas con mi cuerpo
a solas, en el espacio de mi alma
he descubierto también que ahora quiero amar, amar y amar hasta el cansancio.
Y son las letras las que me acompañan
a veces las patitas negras del ordenador que escriben y garabateo frases indelebles
inestables, fatuas, sin sabor a nada, vacías como la soledad
sin embargo otras veces dejo salir un torrente de palabras maravillosas
que gritan y susurran.
Diré más, diré que ese profundo miedo que hay en mí hacia los hombres
lo he dejado partir como una lacra, como un estigma, como nada.

Me canso de ser mujer

Foto del blog de los tacones rojos
A veces me canso de ser mujer
de llevar sobre mi cuerpo la responsabilidad del hogar
si, porque soy mujer jefa de hogar
y aunque no tenga hijos, tengo otros hijos que la vida me dio
y a veces me canso.
Me canso de la sangre que fluye de mi cuerpo cada mes
con dolores de parto, talvez porque son los hijos que no quise
y la vida me cobra como un karma inquebrantable,
a veces me canso, de ser madre de mi madre
madre de mis hermanas, madre de la puta madre!
Me cansa la vida, me cansa mi destino
de aterrizar de mis sueños a esta realidad que me carcome
me limita
a este cuerpo que me aprisiona
y quisiera volar en las alas del viento como cuando sueño
que vuelo y nada me atrapa
ni las alas de un àngel,
ni la luna, ni la noche.