Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

jueves, 25 de marzo de 2010

karma

4.
El amor que te hace sentir una planta al crecer, el contemplar las hojas de otoño que tiñen la tierra con colores cafés, beige, naranjas; el amor que te da un niño cuando lo besas, y ver en cada cosa pequeña o grande la creación, eso te cambia la vida y el modo de ver el mundo.
De esta manera el karma se torna llevadero, sutil, casi imperceptible. Pero como toda alma que está aprendiendo a crecer, la impaciencia llega y quiero que el karma es el desencadenamiento desastroso de las acciones, de sus causas y sus efectos; se vaya del todo y pronto.
Yo como el budista quiero retirarme del karma; quiero transmutarlo, suspender for ever el juego de la causalidad; quiero alejar los signos, eliminar y llegar lo más pronto al nirvana.