Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

lunes, 8 de febrero de 2010

Volviendo del paréntesis- lo oscuro, lo nefasto en mí


1.
Retomando lo absurdo, lo nefasto, lo oscuro en mí
Después de un largo paréntesis, de una vuelta al clásico blog que antes tenía- a las metidas de pata en este transitar por los caminos bloggeros-
me dispongo nuevamente a contar parte de aquellas reflexiones que dejé a medias.
El deseo de amar. A quién no le gusta sentirse amado o amada?
¿Quién no sueña con ser acariciado? Sentir la piel con ansias y en obscenos mundos dejar viajar el deseo.
Sentir que una está viva y que vibra y muere en un éxtasis de placer.
Pues bien, el deseo de amar, es en realidad otro oscuro, oculto deseo en mí.
Pero es un deseo jodido, lujurioso y hasta loco.
Por ejemplo, sueño que un hombre intenso como yo me ama
y al amarme, deja en mi todos sus demonios.
Y no es que sea un íncubo- ese demonio nefasto que te posee sin que tu lo desees-
Hablo de los demonios del placer, del goce, la lujuria, el deseo desbocado, animal y salvaje que a veces nos toca al acercarse nuestro cuerpo a otro cuerpo deseado.
Esos fantasmas lujuriosos, desatados- son pues los que a ratos vienen a mi mente
y es interesante poderlo domar.
Agarrar el deseo y hacerle el amor en tercera dimensión a alguien es lo común, lo normal, lo pesadamente normal,
pero hacerle el amor en quinta dimensión es hacer vibrar a los otros cuerpos sutiles que tenemos y es eso lo que sublima el deseo.
continuará..