Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

jueves, 13 de agosto de 2009

Crónicas sobre mi vida

Foto de Verona de Blue art nude
4.
La vida es una magia,
un lugar donde aprender a amar.
Es el espacio que habita tu cuerpo,
tu lugar en el mundo;
del que tú eres soberana,
puedes hacer lo que te plazca,
transitar, soñar, pararte de cabeza, reir
gozar, deshacer, llorar, en fin, colgarte de lianas
que asoman en los árboles como lo hacía yo de niña;
en todo caso eres tú la dueña de esa vida,
de ese hálito, hilo de miel, luz líquida blanquecina, o prana o como quieras llamarla.
Tu universo, tu pensar, sentir, actuar, se reducen a tu vida.
Por eso debe ser bien asumida y nadie, ningún ser puede vivirla por ti.
¿Qué es la vida? Yo me pregunto siempre
y yo misma me respondo:
Hay un alma dentro tuyo, un enigma que está solo en tu interior,
todos los sueños, los secretos, las respuestas están dentro de ti.
Rasgar el velo de maya, descubrirse para amarse
construirse con esos miles de atomos que son la fuerza cohesiva del universo eso es la vida.
La vida que conoces es una delgada capa de acontecimientos que cubre una realidad más profunda. No hay confusión ni conflicto, no debería haber miedo al mirarse.
Sin embargo, el misterio de la vida no reside en estas cuestiones sino en cómo sacarlas a la superficie.
La sabiduría del cuerpo es un buen punto de acceso a las dimensiones ocultas de la vida: es totalmente invisible, pero innegable.
Continuamos mañana...

Que me invade en la noche

Foto de Verona de Blue art nude
3.
Esa vida que mi cuerpo ocupa en el universo, es apenas una tenue luz
cintillante, maravillosa y fuerte.
Pero esta vida que inventé, el espacio que habito
es un reino que me llena y me besa.
Libre ya de un mundo de pesadilla, poblado de fantasmas
de espectros y de seres inhospitos
murciélagos que chupaban la sangre, espectros alados
vestidos de hombres,
se han ido.
Se ha marchado el miedo aquel a la noche
a la muerte y a la vida.
No existe más el mundo de maya plagado de fantasías
de creencias inútiles y falacias inventadas
por un hombre que amé como a nadie.
Solo existe esta vida que me habita
que me sueña, y me besa, que me invade en las noches
y este amor que caminó conmigo.
Continuará...