Datos personales

Mi foto

Narradora y poeta  boliviana, nacida en Moxos; entró al mundo de la blogosfera como si fuera a explorar la selva verde-el verde río. Amante de los felinos, feisbukera y blogera. Le encantan los temas esotéricos y espiritualistas

viernes, 31 de julio de 2009

Fragmentos de La Soledad de Roxana Sélum

Si algo me deja estupefacta, es la soledad, se escucha una respiración pausada, casi nada, detenida. Se inhala para mis adentros. La soledad me gusta, pese a que me hostiga
me sobrecoge, me profana, me desencanta.
El cuerpo sutil de la soledad me asusta, porque es un poco más denso que el otro cuerpo
- el físico-. La oscuridad de la soledad también me asusta.
Siempre me estoy preguntando:
¿Qué es la soledad? yo no sé si vos alguna vez te lo has planteado qué es la soledad?
Es un camino oscuro,
un tránsito hacia el infinito;
yo siempre he padecido de soledad pese a estar acompañada;
muchas veces la he explorado y me gusta,
pero ahora que he comprendido que es densa
como un pétalo de espanto adherido a mi cuerpo,
le pregunté qué hacía;
y una voz, desde adentro de mi alma, me dijo:
Yo soy parte de tí y lo que hago es alimentarme de tí,
yo soy la soledad que te habita, tú me inventaste a mí;
y heme aquí en las profundidades de tu alma te duelo,
no me digas ahora que quieres abandonarme?
Yo soy la soledad y sin ti muero.

jueves, 30 de julio de 2009

La soledad

Pasa el tiempo y es como si nada
como si todo siguiera absolutamente igual
en una inenarrable soledad,
pero no es esa soledad que te carcome, que te hiere y te desgarra
es una soledad que tiene que ver con estar sola
quieta, calmada, y sin ganas de otra cosa que no sea mirar el cielo
y a veces ver asomar una gran luna anaranjada.
¿Qué es la soledad? - uno se pregunta siempre.
La soledad, una revelación no descubierta.
Es acaso una estatua perenne y tenaz,
quizá un cuerpo solo en la noche oscura del alma.
Un vacío en la nada.
Un enorme peso que pesa más que una tonelada.
Un ente tenebroso, una hondura, un plano inimaginable.
Una efluvia de pesares que te inunda como lluvia.
Cuando pienso en la soledad, imagino tu cuerpo,
que es solo una manera de ver la soledad;
porque seguir pensando en vos, pese a tanto,
es solo una manera de querer seguir sintiendo la soledad.
Porque en las infinitas posibildidades que me da la vida
solo pienso en vos y sigo sola, porque si,
porque existen infinitos infiernos solitarios, y yo elegí
el infinito infierno de estar solo pensando en vos.


lunes, 27 de julio de 2009

Tu no sabes nada
por ejemplo que en este cuerpo
llevo la fuerza de muchas vidas,
que conmigo van transitando geografías,
muchos rostros que no quieres ver.
Miles de sentimientos que llegaron aquí
para estar y permanecer.
Que soy fuerte como el árbol de pan
porque resistí tempestades, vientos, fríos
relámpagos.
Voy con paso firme
he recorrido muchos caminos
traigo en el alma el amor
de todas aquellas que antes no amaron,
que de vuelta a la tierra
besan con los labios que hoy te besan,
soy muchas cosas pero aún más,
soy la que te espera,
la que en medio de la noche te siente
te toca y dice:
que bueno es tenerte!


viernes, 24 de julio de 2009

continúa La Noche Jaime Saenz


Extrañamente, la noche en la ciudad, la noche doméstica, la noche oscura; la noche que se cierne sobre el mundo; la noche que se duerme, y que se sueña, y que se muere; la noche que se mira, no tiene nada que ver con la noche.
Pues la noche sólo se da en la realidad verdadera, y no todos la perciben.
Es un relámpago providencial que te sacude, y que, en el instante preciso, te señala un espacio en el mundo:
un espacio, uno solo; para habitar, para estar, para morir - y tal es espacio de tu cuerpo.
Pues existe un mandato, que tú deberías cumplir, en homenaje a la realidad de la noche, que es la tuya propia; aun a costa de renunciamientos imposibles, y de interminables tormentos,
deberías decir adiós, y recogerte al espacio de tu cuerpo.
Y deber´+ias hacerlo, sin importar el escarnio y la condena de un mundo amable y sensato.
Es de advertir que miles y miles de mortales se recogen tranquilamente al espacio de sus respectivos cuerpos,
día tras día y quieras que no, al toque de rutilantes trompetas, y en medio de lágrimas y lamentos;
pues en realidad, recogerse al espacio del cuerpo, es morir.
Pero aquí se trata de morir.
Aquí se trata de cumplir el mandato; y por idéntica razón, habrá que vivir.
Y tan es así que no se podrá cumplir el mandato, sino a condición de rcogerse al espacio del cuerpo, con el deliberado propósito de vivir.
Lo cierto es que aquel que comete tan alta aventura, no hacae otra cosa que ocultarse de la muerte,
para vislumbrar así la manera de ser la muerte.

jueves, 23 de julio de 2009

La Noche

Cuando pienso en el misterio de la noche, imagino el msiterio de tu cuerpo,
que es sólo una manera de ser de la noche;
yo sé de verdad que el cuerpo que te habita no es sino la oscuridad de tu cuerpo;
y tal oscuridad se difunde bajo el signo de la noche.
En las infinitas concavidades de tu cuerpo, existen infinitos reinos de la oscuridad.
Fragmentos de La Noche de Jaime Saenz

Seguimos con La Noche Jaime Saenz

El espacio que tu cuerpo ocupa en el mundo, es igual al espacio del cuerpo en que uno se ha recogido; y si esto es así, nadie tiene por qué molestarse, ni importunarte;
en el espacio de tu cuerpo, del que tú eres el soberano absoluto.
Puedes pararte de cabeza y hacer y deshacer, y transitar tranquilamente, libre ya de un mundo de pesadilla, poblado de espectros y de esqueletos que plulaban y te quitaban la vida.
En todo caso, tu morada, tu ciudad, tu noche y tu mundo, se reducen a tu cuerpo;
y quien lo habita no eres tú, sino el cuerpo de tu cuerpo.
Pues el cuerpo que te habita, en realidad, eres tú;
sólo que tu cuerpo deja de ser tú;
y pasa a ser él.
Imagínate, el cuerpo que eres tú, habitando el cuerpo que es él.
Y que no por eso deja de ser tú.
De ahí el habitante, o sea, el cuerpo de tu cuerpo; y de ahí, asimismo, el habitado, osea, tu cuerpo.
¿Y qué decir de la honda soledad, habitando el espacio de tu cuerpo?
Hay un echar de menos la soledad, cuando hay alguien a tu lado;
pero, cuano no hay un alma, es la propia soledad quien te echa de menos
- y es como si tú no estuvieras, o como si te hubieras ido, en busca de alguien a quien echar de menos.
La soledad en el espacio de tu cuerpo, ha de ser, pues, una soledad muy larga, mul alta, muy álgida.
- como una soledad que uno imaginaba de niño.
Con un retrato desaparecido y una rueda inmóvil, en el cuarto oscuro.
Jaime Saenz- Fragmentos de La Noche

martes, 21 de julio de 2009

Mañana estaré tediosa defendiendo una estrategia
Los dejo con una fotillo mía y de Júpiter Quispe

Fragmentos de la noche, Jaime Saenz

Cuando pienso en el misterio de la noche,
imagino el misterio de tu cuerpo.
Jaime Saenz
La sórdida máquina de la nada
los cuerpos que abandonan los lechos
las almohadas, las sábanas y con ellas los besos
las pieles, los cuerpos y el alma.
Y parada ante la ventana que da a la calle
preguntándose cada cual a uno mismo
ya no estás
ya te has ido
ya no te extraño
ni te pienso.

lunes, 20 de julio de 2009

Del pasado un universo

Sombras gigantescas
persiguen una imagen diminuta
y un recuerdo diminuto
hace del pasado un universo

Comiendo viento y asombro


Yo que duermo a la orilla de tus brazos
he soñado amor caer en el abismo,
en un sinsentido...
mi cuerpo desarticulándose
la boca comiendo viento y asombro.
¿quién eres que sólo al pensarte tiemblo?
¿con qué hilos tejes las sensaciones
que comiendo viento y asombro
aún en ese vacío te pienso?
Yo que duermo a la orilla de tu abismo
tengo miedo amor caer en el sinsentido.
Ven que quiero revolcarlme contigo
enredarme en tus brazos
comer el lóbulo de la oreja, los ojos, la miel
que escapa, el elixir, la pasión- tu sabia.
Comer los labios y bajar al tórax apenas rozar la pelvis
y que toques con tu aliento la redondez de las uvas
la curvatura de mi cintura y subas luego hasta la espalda,
los hombros, bajando y subiendo
enloqueciéndonos- enloqueciendo- los sentidos
no caer nunca al infinito y si caigo arrastrarte conmigo
para comer estrellas, para comerte
pues si eres vacío, si eres sinsentido
yo también soy vacío e infinito
más sinsentido enloquecida.
¡ven! que quiero amarte ahora
que no me falte tu cuerpo, que nó
que no me falte la noche en que te veo,
que por ti muero
si no te veo amor, si no te tengo.
Yo que duermo a la orilla de este hombre
tengo miedo amor de caer en el abismo.

viernes, 17 de julio de 2009

La cruel ceremonia del olvido

Yo te pido la cruel ceremonia del olvido: la miseria.
Arráncate si puedes las huellas que dejé en tu carne, en tu memoria y en tus emociones.
¡Hostígame en la piel !
pudre tus huesos.
No me perdones nunca!
No me des silencio,
no me des derrumbe
entonces ganaré mi guerra
esta que batallo desde antes de la fundación del tiempo.
guarda tus besos,
tu pasión humana
tu sonrisa, tus desaires.
Regálalos,
Ven a mí con tu ira
seca de encantos y lujuria.
Grita, escupe, no seas suave
ni tierno, que no te queda.
yo te pido, la boda de sangre y de lujuria.
Arráncame esta vida de miseriay oblígame a mostrar
mi rostro verdadero!!

lunes, 13 de julio de 2009

Si al menos tocaras mi corazón


Si al menos tocaras mi corazón...
la noche sería otra cosa.
Si solamente aparecieras tu
si pusieras tu rostro en mi torso,
tu cuerpo cálido
tus manos ágiles recorriendo mi espalda,
si pudieras estar en estas horas
habitadas por el silencio,
y tocaras mi cuerpo para sentir calientito,
todo sería otra cosa si al menos
tocaras mi corazón.
Pero no,
hoy viene a mi la soledad
y acaricia simplemente el corazón
con su pétalo de espanto,
por eso yo la invito a caminar.
Peo no, viene a mi la soledad,
corre, se estaciona en casa
como una sombra,
una brisa, un sueño
y acaricia finamente el corazón
como un pétalo de espanto.
Si aparecieras ante mis ojos
como fantasma súbito
como prolongación del silencio
adivinaría tu silueta de pájaro nocturno
y pondría mi boca en tu boca,
mi fina lengua como saeta en vuelo
se deslizaría al azar por el mapa de tu cuerpo.
Pero no, hoy viene a mi la soledad y acarcicia simplemente
el corazón.
Oh!! soledad por qué me pesás tanto
si tan solo sos un enorme vacío!!

Seré un árbol

Naceré de un árbol
y enredaré tu cuerpo con mis brazos
que son gajos que te enlazan
nos unen, te atrapan.
Un pájaro se asentó y bebió
del árbol del bien
y luego voló.

jueves, 9 de julio de 2009

El río es como manadas

El río es como manadas de toros salvajes,
míralo como corre llevándose todo
cuanto encuentra.
Míralo como destruye, recorre el mundo
para llevarse todo
escucha a las ondinas sumergidas
agitando las aguas
están enojadas, quieren llevarnos.
Esóndeme en tu cuerpo
acurrúcame en tu alero
mientras la lluvia rompe el cristal,
rompe la tierra y traga paredes, muros, casas, cerros
con su furia indescriptible,
cuánto daño le hicimos que ahora no puede parar!!
Pero con tu cuerpo a mi lado
todo lo oscuro, lo denso, lo terrible
deja de ser.
Deja también que la lluvia pase
sin que pueda dañarnos.
Deja que el río desborde coronado de furia,
que nos limpie y nos bañe,
mientras yo,
mirando las gotas caer tendré calma y descansaré.

Sobornarte

Puedo buscar en tu pecho la ternura y el sociego,
puedo encontrar en tus manos
la caricia y el amparo,
puedo llegar a tu boca y sobornarte
con besos caprichosos y aleteos de mariposa,
puedo ser luciérnaga subiendo por tus piernas,
o un gigante sacudiéndose por la pasión.
Puedo ser un hilo de miel, una gata,
un remolino, una turbina,
un atardecer, una salamandra gigante que arde
que te envuelve y te calcina.
Pero qué vacío t encuentro!
¡Sin voz, sin fuerza, sin latido!
yo busco envano certidumbre,
contención para mi alma
que es un río sin cauce,
que arrasa con todo,
busco y no encuentro nada amor,
nada en vos.
Bajo tu piel, bajo tus manos,
me cortas el vuelo y ya me canso
ya estoy harta!
ya no quiero.

miércoles, 8 de julio de 2009

Sólo tu

Todo lo que de vos soñé
se cumple en un pálido reflejo
tu perfume, tu sudor
la sal que destila tu cuerpo
y aquí en la otra orilla te poseo.
Mientras tú juegas a ser el esposo fiel
que sale los domingos en esa interminable huella de rutina,
mientras juegas a amar
los juegos del roce, del cuerpo tibio en las mañanas.
La verdad es que poco me importa
que tus labios besen y se aferren a la amorfa simetría de otro cuerpo
Yo me habría inventado otras rutinas
para no dejarnos,
por ejemplo hubiera dicho " te amo" en medio de la noche
sonnolienta y casi dormida,
me habría escurrido entre tus piernas
besado la cadera, la curvatura del cuerpo
e incluso tus ojos violando tu sueño.
Sé muy bien lo que hubieras sentido
cuando loco de entuciasmo
te habrías desenvuelto y jugado
con esa melodía que emana de mi piel.
Anda, sigue pues viviendo esa farsa cruel
mientras duermes a la orilla de otro cuerpo
mientras piensas que soy yo quien duerme a la orilla tuya!!

La Paz




Vivir en La Paz es descubrirla para amarla y ya nunca dejar de sentir ese nexo, esa constante creencia de que habitarla es un ascenso al cielo. Para conocerla hay que tomarse descanso, pues llegar a todos sus barrios es imposible en pocos días. Mientras tanto abrá que aprovechar su estructura de subidas y bajadas, respirar el oxígeno puro y seguir sus ondulaciones como se sigue un cuerpo de mujer con sus curvas y la cadencia de sus caderas de fuego, perseguirla en sus nombres: Sopocachi, San Jorge, San Pedro, Obrajes, Calacoto, Cotacota, Achumani, Ovejuyo, y sus villas... tantas villas que la habitan: Villa Copacabana, Villa San Antonio, Villa Fátima viajar entre estos nombres es emprender una travesía.


En L a Paz, la altura es un pétalo de espanto que vive adherido al corazón de la ciduad. Tiene magia, encanto y transparencia por su cielo azul en invierno, primavera, verano y otoño, siempre es azul y traslúcido. El color cambia por la noche. Ah! la noche paceña, un multiuniverso de estrellas la ilumina, por donde se mire se ven lucecitas intermitentes, fosforecentes, blancas, amarillas, azules, celestes, naranjas y opacas, alguna semejan luciernagas, otras estrellas luminosas que asoman por todas partes, desde las casas de las laderas, de los cerros, los edificios, de todas partes salieron luciérnagas y comenezaron a arder entre las montañas como un camino de luz, agitada y rumorosa.


La Paz también es caótica, sinuosa y bulliciosa. Debe ser por su estructura tan complicada, por los miles de autos que llenas sus calles, por los boceros de los minibuses que gritan al ritmo agitado del tráfico, por las marchas que paran el tráfico a diario, por el bullicio, por los vendedores ambulantes, por el ir y venir de las gentes, por los mercados, el bullicio; y parece una ciudad cansada. Entonces se sacude como un elefante herido y se derrumba, agoniza y muere.

Nada más doloroso que ver la ciudad derrumbarse. Sus heridas grises no sangran, pero su piel va cayendo de a poquito como su tierra, enterrándolo todo. Cuando los 36 ríos que cruzan la ciudad se agotan de tanto deshecho y miseria, también se desangran, las ondinas que habitan los ríos de La Paz saben protestar de manera terrible, corren ahogándolo todo, como un río revuelto que busca cambiar de cauce dejando a su paso miseria y abandono.

Entonces algo me aprieta aquí en mi pecho y a empujones me retiene la lágrima, es algo que no tiene alivio, que no tiene filiación, ni sindicato ni nombre... algo que a lo mejor no tiene remedio ni nunca lo tendrá, hasta que no aprendamos que esta ciudad necesita también de nuestro amor, como todo en el onniverso.






martes, 7 de julio de 2009

Ese esclavo cruel


El amor no es amor si no se anhela
si no enredo mis cabellos en tu espalda,
si no toco tu piel y no te vibro
porque estas cerca y tan lejos.
A veces mi mano aletargada
te distancia en la noche y no te siente,
luego el ansia cae, muere, alucina.
Por eso me pierdo en otros brazos,
que convierte en varón los pensamientos
y el alma, esa traicionera me trae al que antes amé
con desasociego, con pasión loca y me desenfreno,
vuelve él por mis fueros
viene a mi para tocarme
para besar mi cuerpo y perderme
en alas de cielo e infierno.
Por eso amor, vuelve
para que no piense,
no retroceda, no me pierda,
para no recibir billetes falsos
y hacerlos circular como si nada,
porque el placer, ese esclavo cruel nos alucina.
Por eso vuelve alma de mi alma
no temas, no caigas
retiéneme en tu caricia de fuego
para que nada nos separe
ni la fuerza del recuerdo
ni las miserias de otros seres
que ya están disminuidos
son solo seres tristes
miserables seres tristes.
Una rosa y la redondez de tu piel

viernes, 3 de julio de 2009

Buscar la piel con ansias

Buscar la piel con ansias
y en obscenos limbos remover el deseo.
Que el ritmo de Mozart
nos lleve a octavas de acordes de armonía.
Que lo insano, lo oscuro se vaya,
que las sílfides soplen fuerte
que cambien la vibración de nuestros cuerpos sutiles.
Strauss... Vangelis
quiero sus notas vibrando en mi ser.
Botero, quiero que esculpas su figura.
Chavela mezcla tu alma negra
y cantame una canción al oido
que no hable de tristezas, ni de amarguras.
Baudelaire...dame tu mano
para escribir en esta noche de insomnio
para llenar la página que se torna inmóvil, blanco-vacío
pues parece que mi mano
de escribiente muy ligera no puede
esbozar esas líneas
que acaricien su piel y la hagan estremecer
hasta los tuétanos.
Anäis Nin dame tu piel
esa que descolgaste y dejaste fluir.
Córtazar, maestro; no se que haría sin tus versos.
Klim, vagaré por tus cálidos enredos
y entraré aniñada a tus cuerpos,
tus colores vibrantes.
prefiero
un gesto absoluto de sana cobardía
hundir mi cuerpo en mundos diferentes,
hundir el deseo
buscar lo remoto
que estar en esta nada
que a otra nada nombra.

jueves, 2 de julio de 2009

Volar

Volar comiendo viento y asombro
ver más allá ad infinitum
las flores cantando
tu cuerpo flotando en la nada
mientras aquí la vida sigue
la noche pasa
y engendra la tierra alelíes

Temblar de frío

Temblar de frío en estas noches
que parecen hielo,
en estos días que parecen niebla,
sentir tu cuerpo calientito
y en pleno vuelo
partirte la boca
con un beso

toma de mi

Toma de mi todo lo que soy
vertiente, agua, manantial,
río, laguna,mar.
Ocúltame en tus brazos por esta noche sola,
aógeme en tu pecho,
dame tu ternura
quiero trascender, romper esta cárcel
ayúdame, quiero volar
en las alas del viento,
recorrer tu cuerpo sin culpas
sin miedos, sin temores.
Anda! acompáñame,
dame tu mano y caminemos
para que finalmente
pueda agarrar tu cuerpo
e inundada en ti
quemar esta pasión que me arrebata.